Camila Paz edita letras que nadan en el aire

Camila Paz edita letras que nadan en el aire

 

Dice Camila Paz, que aunque hizo y es muchas cosas, sobre todo se define como filóloga y amante de la literatura. Además de ser profesora de latín y griego, hoy sus actividades principales, las que llenan su tiempo y son su pasión, son los talleres de lectura y de escritura y la edición de libros: en sus manos se agita El pez volador.

Mujeres&Cía.: ¿A qué otras cosas dedicas tu tiempo?

Camila Paz: ¡Buf! Millones. Las clases absorben gran parte de mi día: tengo que prepararlas, entre clase y clase leo y estudio… Corrijo muchos textos de aquí y de allá, coordino las actividades del taller, invento locuras para mis alumnos adolescentes. Soy adicta a las series, al fin y al cabo distintas formas de contar historias, igual que hace la literatura. Fuera de las clases y la literatura, canto en un coro de mujeres (o milito, no sé cuál es el verbo adecuado), paseo por mi barrio, lo adoro. Cuando tengo tiempo, me gusta vaciar mi cabeza amasando pan, una nueva obsesión en mi vida.

M&C: ¿Cómo surge El pez volador y por qué su nombre?

CP: El pez volador surge del Taller de escritura creativa de Clara Obligado, mi madre, con la que trabajo desde hace varios años. En un contexto de crisis editorial fuerte (económica y de calidad) nos encontramos con muchos alumnos del taller que, tras años de trabajo, tienen en sus manos un material publicable de alta calidad que sin embargo no tiene espacio en el mercado. No quiero decir que no haya buenos proyectos editoriales en este momento, todo lo contrario, pero son pocos y apenas tienen espacio, especialmente si hablamos de un género como el cuento, mucho menos comercial que la novela. Así sucedió con Marieta Alonso y Carmen Dorado, alumnas del taller que se presentaron ante mí con dos manuscritos, tras años de trabajo con mi madre, y me preguntaron: ¿qué hacemos? Realmente valía la pena lanzarse a la edición con textos así. Decidimos asumir el reto como un acto combativo de buena literatura, y no como un negocio. Esto nos permite depender menos del dinero y cuidar más todos los procesos: desde el diseño de cada cubierta, que haceMyriam Cea, al proceso completo de edición, que hacemos mano a mano con el autor. Pensamos juntos el concepto del libro, lo discutimos, corregimos hasta la saciedad. Por fin, presentamos el libro, y el pez echa a volar. Luego vinieron otros libros y autores comoCristina Vázquez o Nuria Sierra, pero hay y vendrán más.

En cuanto al nombre de la colección, habría que decir dos cosas. Por un lado, es un homenaje a Hipólito G. Navarro, un cuentista imprescindible para todo aquel que ama este género. Por otro lado, la metáfora que representa un pez volador, un ser que se mueve en un medio inmenso, el océano, pero que saca sus alas para volar más allá.

M&CCon la estatura profesional de tu madre ¿qué peso supone montar una colección?

CP: No creo que sea un peso, más bien lo considero una garantía, y 34 años de talleres así lo demuestran. Sé que los textos han sido muy trabajados, que cada autora o autor a hecho un esfuerzo tremendo por llegar a un manuscrito final, conozco el proceso y en muchos casos la evolución de quien escribe. Todo esto me ayuda a encaminar las obras hacia la publicación de una forma más completa, conociendo a fondo los textos de los que partimos.

M&CHay mucha “materia” en el Taller… ¿Cómo se llega a esa alquimia de encontrar un texto, un posible autor/a?

CP: En general, son los autores los que se sienten preparados para la publicación, los que desean salir del océano del que hablábamos antes. No es cuestión de alquimia, sino de trabajo y ganas de sacar el proyecto adelante. Me gusta pensar que esto funciona porque todos empujamos para el mismo lado.

M&C: ¿Cuál es el proceso tuyo como editora y el de cada libro?

CP: Es un proceso largo de compresión de los textos, de ampliación de la mirada para encontrar el esquema que pide cada libro. Leo los cuentos muchas veces, los pienso, los corrijo, les doy mil vueltas, charlo con los autores sobre los textos hasta que damos con la clave del título, con el orden. Por supuesto, no todos los libros son iguales, así que tampoco lo son todos los procesos.

M&C: ¿Qué es lo más difícil?

CP: Tener que eliminar cuentos que, aunque son buenos, no encajan en la estructura. A veces tenemos la tentación de publicar más, pero queremos hacerlo lo mejor posible y eso implica ciertas renuncias.

M&C: ¿Y lo más reconfortante?

CP: Dar con la clave del libro, darnos cuenta de que los cuentos se imbrican los unos con los otros, de que no estamos editando un libro con cuentos, sino de cuentos, capaz de mostrar el universo particular, la mirada individual del autor sobre el mundo.

M&C:  ¿Qué aprendiste en estos meses de andadura?​​

CP: Que un buen trabajo suele dar buenos resultados. Que es maravilloso canalizar la creatividad de los autores. Que el pez volador será tan grande como quieran sus autores. Y que hoy libros y autores vuelan gracias a muy buenas librerías con magníficos libreros y libreras. Vale la pena comprar libros allí*.

M&C:  ¿Puede el proyecto exceder a quienes integran el taller?

CP: De momento no lo tenemos pensado así. Partimos de la idea de que el taller supone un trabajo previo fuerte que podemos certificar, y es una manera respaldarlo. Pero somos muy flexibles, nunca se sabe hasta dónde puede llegar el pez… o qué otros peces nos encontraremos en las aguas.

M&C: Cómo es nadar o volar en el mar o la selva de la literatura ¿Hay aun oportunidades?

CP: La selva de la literatura es complicada, pero también es apasionante. Yo pienso que las oportunidades hay que buscarlas y, en la mayoría de los casos, inventárselas. El pez volador es uno de esos inventos, ahora tenemos el reto de multiplicarlo, de hacerlo crecer apoyándonos unos en otros.

M&C¿Qué libro te gustaría editar y por qué?

CP: Me da igual, mientras disfrute en el proceso y valga la pena que vea la luz.

M&C: ¿Escribes? ¿Escribirás? En ese caso ¿cuándo publicarás?

CP: Escribo poco, aunque me gustaría hacerlo más a menudo. De momento, me considero más lectora que otra cosa, y me gusta ese papel. Pero quién sabe, en la vida caben tantas vidas, que decía María Zambrano… 

Ping pong

  • Un libro: ¿Uno solo? Imposible. Puedo escribir aquí algunos títulos que me impresionaron:El barón rampante, de Italo Calvino, cuando era adolescente. La odisea, no entendería mi vida sin el viaje de Ulises. La analfabeta, de Agota Kristoff, me impresiona mucho su reflexión sobre el lenguaje.
  • Una películaLos amigos de Peter, la he visto una y otra vez y siempre me hace reír. Chaplin es un genio, cada tanto hay que volver a sus películas, cuenta tantas cosas sin decir nada… Hace unos días he vuelto a ver Memorias de África, ¡qué peliculón!… Angelópulos me encanta, todo él… Tampoco me puedo decidir sólo por una.
  • Una comida: El pan hecho en casa. El pastel de papas. Las milanesas a la napolitana… ¿se nota de dónde vengo?
  • Un lugar: Una isla griega cuyo nombre no pienso desvelar. La terraza de la casa de mi madre.
  • Un sueño: Que mi trabajo no deje nunca de apasionarme!

*Los libros de la Colección El pez volador se encuentran en la web escrituracreativa.com y en las siguientes librerías amigas:

  • La Central de Callao. Calle Postigo de San Martín, 8. 28013. Madrid. (91 790 99 30).
  • Rafael Alberti. Calle Tutor, 57. 28008. Madrid. (91 544 33 70).
  • Burma. Calle Ave María, 18. 28012. Madrid. (91 574 88 35).
  • Librería del Mercado. Calle Tribulete, 18. 28012. Madrid. (91 506 42 77).
  • El Aleph. Calle Ferraz, 22. 28008. Madrid. (91 542 50 39).
  • Tres rosas amarillas. Calle Espíritu Santo, 12. 28004. Madrid. (91 018 80 41)

 

Entrevista a la editora de la Colección El pez volador en Mujeres & Cía.

Dejar una opinión